Requisitos para ser una persona feliz en La mirada del Coach

Requisitos_para_ser_una_persona_normal_coaching

 

María de las Montañas (Leticia Dolera) es una treintañera que ha perdido su trabajo y que vuelve de la noche a la mañana a casa de sus padres. Después de un largo período independizada, el regreso se antoja complicado, algo que gente de mi generación hemos vivido, por desgracia, o por suerte. Interesada en su búsqueda de una “vida normal”, que para ella consiste en tener trabajo, amistades, vida social, pareja.. conocerá a Borja (Manuel Burque) con el que acordarán ayudarse mutuamente para ser más “normales”.

Precisamente la película está recomendada para los que buscamos algo más que un desenlace, quizás para los “no-normales” del cine, pues el final está claro desde el principio. Esta hecha para aquellos que vemos el cine como una forma de divertirnos, pero sobretodo para los que aprendemos experiencias de vida a través de la contemplación de buenas historias en la gran pantalla.

Todo empieza con una pregunta de María: ¿Qué es una persona “normal”? Es en las preguntas dónde reside la fuerza del cambio. Es en cuestionarnos nuestros valores y nuestros sentimientos, en atreverse a indagar. En las preguntas que hacemos a los demás y especialmente en las que nos hacemos a nosotros mismos donde encontramos una buena parte las respuestas. Es a través de ésta y otras preguntas donde girará toda la trama. Se dice en Coaching, que en el hablar desvelamos nuestro ser, nuestras intenciones, por ello la escucha atenta es la herramienta más importante. Siguiendo esto último ¿Qué nos estará diciendo la protagonista con esa pregunta?

No hay nada más complejo en el cine que representar las emociones humanas de manera sencilla y creíble, sin florituras ni efectos especiales. Esta película lo consigue. Las preguntas trascendentes dentro de las relaciones de pareja y de la vida en general están representadas sin añadirle la sal que se le da en el cine de altos vuelos. Los momentos de duda existencial, los silencios  y las miradas entre los protagonistas nos hablan mucho más que los diálogos acerca de cada uno de ellos, no hace falta más.

Es una película optimista, donde observar que hay miles de oportunidades en la vida, que solo hay que atreverse a elegir. Que hay que saber escuchar lo que sentimos, lo que nuestro interior nos dice que hagamos e ir a por ello. Allí podemos encontrar algo diferente, magnífico o desagradable, pero jamás un error. El error es no arriesgarse, no ir a por lo que uno ama.

Y de amor precisamente trata la comedia, como no podía ser de otra manera. Amor a la familia, amor a tus amigos, pero sobretodo amor a uno mismo. Amor a lo que se siente y fidelidad al corazón por encima de todo. Allí encontramos las Respuestas.

El amor en las relaciones familiares es de inmensa importancia para nuestra salud emocional. Más aun cuando vuelves a casa de tus padres. Las personas más cercanas afectan sobre nuestros estados de ánimo más de lo que muchas veces creemos o queremos creer. Las relaciones sanas con los miembros más cercanos, ayudaran y potenciaran la estabilidad emocional de María. Somos seres sociales, en nuestra estabilidad también tienen mucho que decir las relaciones cercanas, y no hay nada más cercano que las personas con las que convivimos en nuestro hogar.

La película es un reflejo de la búsqueda de la protagonista, de la superación de sus miedos y de la toma de conciencia de su realidad. Un viaje hacia el descubrimiento de que la diferencia entre estar o no en el camino acertado se nota en el interior.

 

Alberto Díaz

Coach y Director de DaysOfJohn

Twitter: @DaysOfJohn

Web: http://www.daysofjohn.com/

Facebook: https://www.facebook.com/DaysOfJohn

Linked-IN: es.linkedin.com/in/albertodiazdejuan

 

Enlaces;

http://mundocritica.com/requisitos-para-ser-una-persona-normal

Anuncios

Amelie en la Mirada del Coach

Amelie

En un beso, sabrás todo lo que he callado.

Pablo Neruda

Amelie Poulain es una joven francesa residente en París, con una vida desconectada del mundo por pensar sus padres que tenía una extraña enfermedad. La pobre Amelie, lo único que tenía era unos progenitores totalmente desconectados de las emociones que no entendían que su hija solo necesitaba un poco más de el contacto humano. Para más desgracia, en su infancia pierde a su madre, y vive prácticamente aislada con su padre hasta sus 18 donde decide buscarse las habichuelas trabajando de camarera en un restaurante del centro de Montmaître.

El filme (de 2001) está contado en tercera persona, y nos permite entender la personalidad de la protagonista y empatizar con su particular y hermosa forma de ver el mundo. Pero también describe de manera sublime cada uno de los personajes que van apareciendo, detallando lo que los caracteriza, sus manías o aficiones, su particular forma de ser. Esa forma de descripción, tan humana, es precisamente uno de los puntos más fuertes de la película. Y es a mi juicio, una de las carencias de este mundo tan racional. Decía El Principito, “solo se ve bien con el corazón“, y en esta obra tenemos un bonito ejemplo de este tipo de mirada.

Aquí va una escena (debajo transcripción):

– Narrador: A veces los viernes Amelie va al cine…

– (susurro) Me gusta mirar hacia atrás en la oscuridad y ver la cara de los espectadores. También me gusta descubrir los detalles que nadie más ve. En cambio odio cuando en las películas el que conduce nunca mira a la carretera.

– Amelie no tenía un hombre en su vida, lo había intentado, pero el resultado nunca había estado a la altura de sus expectativas. En cambio cultiva el gusto por los pequeños placeres, hundir la mano en un saco de legumbres,  partir el caramelo quemado de la crema catalana con la cucharrilla, y hacer rebotar las piedras en el canal Saint Martin.

La vida de Amelie da un giro inesperado, en 48 horas su vida cambia por completo en el momento en que empieza a tomar decisiones, decisiones que van de acuerdo a lo que ella siente. Comienza a sentirse responsable de su vida y actúa para conseguir su sueño, estar con la persona que ama.

Como en todo reto, le surgen dudas acerca de que camino tomar, en que tren subirse. Aparecen los miedos, común en toda persona y en todo cambio. En la vida, para cualquiera pasan muchos trenes, aparecen y podemos elegir cogerlos o esperar al siguiente. Podemos perderlo, es una opción, otro pasará. El problema no es dejar pasar uno, sino estar siempre viviendo en la estación, mirando los trenes y soñando viajar en ellos, generando miles de historias para convencernos de que hacemos lo correcto no arriesgándonos a subirnos y decidiendo vivir de miles de “pudo haber sido”, sin darnos la oportunidad en el presente de regalarnos un “nuevo será”.

Amelie nos enseña, a través de sus acciones, a vivir la vida con plenitud a través de su historia de amor. Es una oda a aquellos valientes que luchan por ser fieles a su corazón. Y no sólo en el plano de las relaciones y el amor, tema de la película, sino en cualquier otro ámbito. El amor, es la mayor motivación del ser humano, aquello que nos incita a movernos con más ahínco, a romper barreras y a superar miedos. ¿Te atreves a amar de nuevo?

 

Alberto Díaz

Coach y Director de DaysOfJohn

Twitter: @DaysOfJohn

Web: http://www.daysofjohn.com/

Facebook: https://www.facebook.com/DaysOfJohn

Linked-IN: es.linkedin.com/in/albertodiazdejuan

 

Enlaces:

El mundo azul, ama tu caos. Albert Espinosa. La mirada del coach.

el_mundo_azul_ama_tu_caos

Albert Espinosa nos trae una nueva novela que cierra un ciclo de colores con la recientemente estrenada El mundo azul, ama tu caos. A ésta lo preceden la serie de televisión pulseras rojas y el mundo amarillo, por los que ha sido largamente premiado, además de otros muchos trabajos en cine y televisión.

En esta ocasión, como en el mundo amarillo, Albert cuenta una historia, donde expone su propio crecimiento interior a través de sus vivencias en los días que luchaba contra el cáncer. Con su peculiar estilo narrativo, ligero y sincero llega a tocarnos en varios capítulos. Su lectura transmite fuerza, entereza y determinación, denotando un carácter fuera de lo común. No dudo que fuera parte de ese carácter lo que consiguió vencer a la muerte. Su propia transformación y los conocimientos y certezas que descubrió en situaciones límite apoyan y seguirán siendo ejemplo para millones de lectores.

Albert nos habla de la vida a través de la muerte. La muerte como final cierto, y necesario. Animándonos a actuar. A ir a buscar nuestros sueños allí donde se encuentren, pues no hay mejor impulso que el fin previsible. Aprovechar nuestros minutos, a vivir como si hoy fuera el último día. A perder el miedo a seguir a nuestros corazones, a ir a por nuestras verdades, a confiar en nosotros, a vencer nuestros miedos, a amar nuestro caos.

el_mundo_azul_albert espinosa
Imagen de El Periódico de Catalunya

Habla cerca de los problemas, y de su visión acerca de los mismos, que se acerca mucho a la creencia humanista de que el problema no está en la situación sino en nuestra propia interpretación de lo ocurrido. Los problemas nacen de la diferencia entre lo que quisimos conseguir y lo que realmente conseguimos. Por tanto, podemos cambiar el mundo o cambiarnos a nosotros mismos, es una decisión, una de las trascendentes, con resultados muy distintos.

Podría decirse que el texto se escribió por y para el corazón del lector. Para una comprensión profunda de cada uno de nosotros. No tiene sentido buscar verdades absolutas, pues es solo una exposición del mundo del autor, pero es la conexión de las palabras escritas con nuestro mundo interior la que genera una comprensión mayor de su mundo, ese mundo azul, que desde la última página, también hacemos nuestro.

Os dejo un enlace al programa de La Sexta:

Alberto Díaz

Coach y Director de DaysOfJohn

Twitter: @DaysOfJohn

Web: http://www.daysofjohn.com/

Facebook: https://www.facebook.com/DaysOfJohn

Linked-IN: es.linkedin.com/in/albertodiazdejuan

Enlaces

  • Albert Espinosa. El mundo azul ama tu caos (2015)  Ed. Grijalbo. 1ª Edición. Marzo 2015