Los no tan Felices 140 en la Mirada del Coach

El amor hacia el dinero y la codicia de los personajes se muestra en su todo su esplendor

Felices 140

Maribel Verdú, en el papel de Elia, reúne a todos sus amigos en una casa en plena naturaleza marítima. Entre los invitados está su ex-marido, que se presenta con su jovencísima pareja actual, tras lo cual empieza a trascender parte del drama. Luego de dar la noticia de haber sido agraciada con un gran premio de lotería, la relación con los invitados presentes se renrarece y cada cual muestra su verdadera forma de ser. Ese es el inicio de la nueva película de Gracia Querejeta.

El filme muestra de manera fantástica la cara más amarga del género humano, y demuestra una vez más como los seres humanos nos desvelamos bajo cada una de nuestras acciones. Se van descubriendo a los personajes en sus conversaciones, y en sus actos. En las miradas, gestos y expresiones faciales, que, si bien el cine nos dirige mediante los enfoques y los planos, en la vida real lo descubren aquellos que saben leer entre líneas, los que saben entender las miradas, los tonos de voz y se concentran en su lectura. Un ejercicio recomendable con esta obra.

Existen situaciones clave, donde tomamos decisiones que pueden marcar nuestra existencia.

Felices 140, se enmarca fuera de la tónica general del cine actual, donde la evasión de la realidad a través de la comedia se ha vuelto, quizás por necesidad, mucho más común. Aquí se nos muestra una historia totalmente contraria a la esperada, cruda y desprovista del punto de sal, a los que últimamente estamos acostumbrados. No por ello, la película merece estar fuera de nuestra agenda, más bien y por el contrario, ayuda a generar consciencia de las implicaciones que tienen nuestros actos para con nuestro círculo más cercano.

A su vez, muestra como las acciones de un grupo, como el de los invitados a la casa, no siempre casan con los valores de los individuos aislados. Sino que tienen mucho más que ver con los intereses de unos cuantos, que usando su peso específico o sus habilidades comunicativas conducirán a los demás hacia sus propios objetivos. Utilizando el miedo, que termina por convertirse en un importante condicionante en las decisiones claves, y deriva en las desastrosas consecuencias para los presentes.

El anuncio de la reciente fortuna de Elia hace que el ego de cada cual, dirija la situación. Ello hace que cada uno mire por su propio interés sin observar las consecuencias que puede tener en el resto del grupo. Lo que llevará la trama hasta su trágico final. El problema de la toma de decisiones bajo presión es que nuestra observación se achica. Estando el cuerpo en estado de alerta, solo hace posible mirar por nosotros mismos y nos volvemos como burros con sus anteojeras, solo vemos una parte del camino, solo vemos el presente y nuestros intereses.

Salvando las infinitas diferencias, espero, entre nuestra realidad y la ficción proyectada, me planteo cual sería mi posición ante unas situaciones similares y cual sería la de mis amistades más cercanas. ¿cuanto vale la amistad cuando hay dinero de por medio?

 

 

Otra temática abordada son los malos tratos físicos, presente desde hace años en nuestras salas, aparece en algunas de las escenas de modo implícito, aunque evidente. Sin ser ni de lejos la temática principal, más bien uno de los ingredientes en el caldero del filme, es encarnado en la relación entre los personajes de Antonio de la Torre y Marian Álvarez. Dicha pareja, nos muestra una dura realidad y las consecuencias más tangibles a través del papel de su hijo intrepretado por un maravilloso Marcos Ruiz, que refleja los nefastos efectos del maltrato sobre los menores.

Pero sin duda, es el amor hacia el dinero y la codicia de los personajes, la que termina por mostrarse en todo su esplendor. Llevándolos a extremos que podríamos pensar que solo son posibles en el cine, sin embargo, nuestra actualidad social y política se empeña en desmentirlo, y en dar a esta ficción cierta dosis de realismo.

Alberto Díaz

Coach y Director de DaysOfJohn

Twitter: @DaysOfJohn

Web: http://www.daysofjohn.com/

Facebook: https://www.facebook.com/DaysOfJohn

Linked-IN: es.linkedin.com/in/albertodiazdejuan

 

Enlaces

  • W. Timothy Gallway (1974) El juego interior del tenis. Ed. Sirio.

 

 

Anuncios

De lo que se escucha se cría

Alabre espino

 

 

¿Cuántas veces hemos escuchado decir, “de lo que se come se cría”? Pues si bien la alimentación es un pilar importante para el cuerpo humano, las palabras que escuchamos son el alimento de nuestra alma. Igual que decidimos, a veces, comer algo más de fruta o reducir los alimentos procesados, abogo por controlar también el consumo de palabras o situaciones que nos provocan estados de ánimo, especialmente los negativos.

Un ejemplo donde las consumimos, por ser ámpliamente reconocible, son los telediarios. La idea de ellos es resumir de manera gráfica lo que ellos consideran ha sucedido de importancia para la sociedad. El argumento básico para que sigan existiendo es su cuota de “share”, los espectadores. Si lo consumimos, es porque hemos elegido libremente exponernos a ello. Nada que objetar.

En coaching sostenemos que el lenguaje es acción y que nos conformamos en un mundo lingüístico, por tanto es importante lo que decimos y lo también lo que escuchamos. Si aceptamos este principio, no es descabellado pensar que el consumo de noticiarios afecte nuestra manera de observar el mundo, tiñéndolo de un color distinto en función del canal, al mostrarnos una visión sesgada a su merced, que puede derivar en una observación más enfocada a los acontecimientos que dichos medios desean.

Creemos que nos enseñan la realidad. Si la realidad es la misma, ¿porque que no es lo mismo ver una cadena que otra?, por la misma razón que no es lo mismo escuchar a una persona u a otra. Es de esperar ver diferentes versiones. Al no tener en nuestra educación, un desarrollo profundo del pensamiento, no nos han enseñado a discernir entre hechos y opiniones, a buscar intenciones. Un ejemplo rápido: El tiempo dedicado a cada noticia aparentemente imparcial, por ejemplo, ya es una opinión.

Si aceptamos que somos según lo que vivimos en el día a día, y estamos permanentemente observando el mundo a través de los ojos de dichos medios, dirigidos por grandes empresas, debemos tener mucho cuidado de la “verdades”, que ellos exponen, el tiempo que le dan a cada información, y las imágenes que las acompañan.

Es nuestra responsabilidad la elección del medio o medios a través de los que obtenemos información, ya que ello determinará en buena medida nuestro estado de ánimo, nuestra visión del mundo y por tanto nuestra acción. Trasladándolo a lo concreto, elige uno que te acerque a lo que deseas, y deja de seguir al que da informaciones que te alejan de tu objetivo, sea éste el que sea. Lo mismo que eliges la fruta o pescado que comes cada día y ello determina tu salud física, vigila lo que escuchas para controlar tu salud emocional, ten en cuenta que también de lo que se escucha se cría.

 

Alberto Díaz

 

@DaysOfJohn

http://www.daysofjohn.com/

https://www.facebook.com/DaysOfJohn/