El atlas de las nubes en la Mirada del Coach

el_atlas_de_las_nubes

Impactante película basada en una adaptación de la novela homónima de David Michell, con un gran contenido filosófico, y varios mensajes implícitos a los que ya nos tienen acostumbrados las adaptaciones que hacen Andy y Lana Watchowsky. Los creadores de Matrix se han unido a Tom Tykwer (director) para esta espléndida película, que si bien no ha alcanzado la fama y popularidad de las anteriores, sigue un patrón común, la generación de realidades a través del cine para hacer cuestionar al espectador su propia realidad. La trama discurre en varios escenarios y diferentes épocas, desde la fiebre del Oro de California en el siglo XIX hasta el lejano año 2300 d.C, con varias paradas intermedias. En este viaje de épocas se va perfilando el mensaje, dejando escenas de acción, amor y lucha, que como haría un artista en éxtasis, nos dejará impacientes por conocer el desenlace de las diferentes tramas, y por descubrir la obra definitiva.

En este viaje entre épocas veremos varias referencias a antiguos conceptos, desde a aparición implícita del concepto de Karma hasta la eterna lucha entre bien y mal, eso si, se representan de una forma muy diferente a la que el cine de Hollywood nos tiene acostumbrados. Se pueden observar las influencias de conceptos que salen de la visión cristiana habitual, para adentrarnos de lleno en un mundo carente de religión, pero llena de símbolos y de religiosidad.

En una cinta para verla sin prejuicios, que muestra un aperturismo a otras formas de pensar, sean estas compartidas o no por el espectador. Es innegable que existen muchas creencias en el mundo, las nuestras (las de la sociedad occidental), son solo verdaderas en el contexto social y temporal adecuado, ya que no lo eran antes ni probablemente lo sean después en otro tiempo tal como ha sucedido y con mucha seguridad seguirá sucediendo.

A nivel estético, aporta unos buenos efectos especiales, uniendo tecnología y tradición de una manera que la trama no se torna inconsistente, pues no es sencillo englobar tantas épocas en una sola cinta, así como unas buenas interpretaciones de los actores que deben encarnar diferentes personajes y rasgos de carácter en una sola obra.

El concepto de intuición, que obviamente nace de nuestra mente emocional y de nuestra experiencia, aunque luego sea racionalizado, queda patente en varias escenas clave de El atlas de las nubes. Aquello que sentimos que es correcto, es lo que indudablemente es correcto para nosotros en un determinado momento, lo es, y debemos aprender a confiar en ese instinto, pues a pesar de que  pueda traer otro tipo de consecuencias negativas, el precio a pagar por su relegación al olvido puede ser mucho más alto. Con ello no estoy diciendo que nos convirtamos en seres sin razón, sino que escuchemos a nuestra emoción y sepamos que nuestro cuerpo sabe más lo que nos conviene que nosotros mismos, si no nos sentimos incómodos en una situación, podemos quedarnos en ella, pero es estúpido que si nuestro cuerpo nos está gritando desde hace tiempo hagamos oídos sordos a sus advertencias indefinidamente.

“(…) ahora entiendo que la frontera entre el ruido y el sonido es una convención, todas las fronteras son convenciones, que esperan ser superadas, puedes superar todas las convenciones con solo concebir la posibilidad de hacerlo(…)”

Muestra tanto la búsqueda o lucha interior de algunos personajes, como la lucha o la pretensión de cambio social de otros. Esa unión entre lo individual y lo colectivo, la interrelación de nuestros actos con el devenir de la sociedad en el futuro y su conexión con los actos de personas en el pasado, es el mensaje clave de la película. Se complementa con potentes diálogos, donde aparecen referencias explícitas a escritores, tales como Alexander Solzhenitzyn o Carlos Castañeda, en los que se apoya  a y implícitamente  a muchos otros autores clásicos fácilmente reconocibles.

 

 

Alberto Díaz

Coach y Director de DaysOfJohn

Twitter: @DaysOfJohn

Web: http://www.daysofjohn.com/

Facebook: https://www.facebook.com/DaysOfJohn

Linked-IN: es.linkedin.com/in/albertodiazdejuan

 

Enlaces

 

Warner Bros

Filmaffinity

Creeloquequieras

Carolina Pardo Delgado

Karma – Wikipedia

Konektoempresas

 

 

 

¡Oh capitán, mi capitán! .- La mirada del coach

Robin Williams - El club de los poetas muertos. Dead poets society

“Las cosas no cambian, cambiamos nosotros”.

Henry David Thoreau

John Keating (Robin Williams), profesor de literatura de una prestigiosa institución educativa en Inglaterra, invita a algunos de sus alumnos a tener un espacio para crear sin ser permanentemente juzgados por los demás, un club secreto al que llaman “El club de los poetas muertos”. Es un lugar donde experimentar con la poesía, la verdadera, aquella que nace de lo que sentimos. Un lugar donde poder dejar aflorar, sin miedo, aquella parte del ser humano, que todavía hoy en día es vista con desconfianza, el corazón.

Sin duda las matemáticas, la arquitectura, y la ciencia son esenciales en nuestra sociedad, han logrado hitos increíbles, pero el ser humano es esencialmente emocional. La emoción nos hace humanos, y ella es básica para experimentar la vida con plenitud. – “Haced que cada segundo sea extraordinario.” – decía Robin Williams, o la locución latina – “Carpe diem” –  que es traducida como “aprovecha el momento”. Lejos de querer significar vivir la vida sin freno, simboliza para mi el estado de estar “aquí y ahora”. No postergar la gratificación indefinidamente, no vivir en el ayer, ni tampoco en el mañana.

En el filme, John les enseña, el poder del cambio de observador, aunque entonces no fuera tan conocido el concepto con dicho nombre. – “He subido a la mesa para recordarme que hemos de ver las cosas de manera diferente” . Subir a una mesa, cambiar de lugar de estudio, es una manera de practicar la observación desde diferentes zonas. En ocasiones el objeto bonito se vuelve feo, o a veces el objeto parece más grande visto desde una perspectiva diferente. En ocasiones, ver las cosas desde otro lugar, cerca o lejos, arriba o abajo, hace que algo que denominamos problema se empequeñezca, crezca o desaparezca sin necesidad de afectar sobre los demás, (simplemente) sobre nosotros mismos. ¿Y si pudieras hacer eso en cualquier situación de tu vida? ¿Y si nos pudiésemos subir a una mesa cuando hay algo que creemos que nos impide avanzar?

Otro aspecto a resaltar es la importancia de la confianza en las personas, especialmente en el ámbito educativo. Keating cree en sus alumnos, cree en su potencial y es ello sin duda lo que genera el contexto óptimo para que consigan sus metas. En cierto momento, le comenta al desanimado y miedoso Todd .- “yo creo que tiene algo dentro de usted de gran valor.” -. Personalmente creo que el mejor profesor no es el que sabe más en materia, sino aquél que es capaz de confiar en el progreso personal de cada uno de sus alumnos. El buen profesor no es el que sabe, sino el que cree en el potencial de sus alumnos.

El trágico desenlace de la historia, no es sino una oda a seguir nuestros sueños, aquellos que nacen en lo más profundo de nuestro ser. Son los sueños que Neil (protagonista), no se atreve a seguir, pero que sin embargo sí que siguen otros personajes en el filme. Hablo de tener valentía y coraje para seguir nuestras intuiciones y percepciones, aunque no las entendamos en un primer momento, en realidad sabemos mucho más de lo que creemos. Podemos hacer caso omiso a lo que nuestro cuerpo y corazón nos gritan de mil y una formas o aprender a escuchar lo que somos y lo que estamos sintiendo para conducir nuestra vida hacía donde realmente queremos.

Robin Williams

(1951-2014)

Alberto Díaz

Twitter: @DaysOfJohn

Web: http://www.daysofjohn.com/

Facebook: https://www.facebook.com/DaysOfJohn/