De lo que se escucha se cría

Alabre espino

 

 

¿Cuántas veces hemos escuchado decir, “de lo que se come se cría”? Pues si bien la alimentación es un pilar importante para el cuerpo humano, las palabras que escuchamos son el alimento de nuestra alma. Igual que decidimos, a veces, comer algo más de fruta o reducir los alimentos procesados, abogo por controlar también el consumo de palabras o situaciones que nos provocan estados de ánimo, especialmente los negativos.

Un ejemplo donde las consumimos, por ser ámpliamente reconocible, son los telediarios. La idea de ellos es resumir de manera gráfica lo que ellos consideran ha sucedido de importancia para la sociedad. El argumento básico para que sigan existiendo es su cuota de “share”, los espectadores. Si lo consumimos, es porque hemos elegido libremente exponernos a ello. Nada que objetar.

En coaching sostenemos que el lenguaje es acción y que nos conformamos en un mundo lingüístico, por tanto es importante lo que decimos y lo también lo que escuchamos. Si aceptamos este principio, no es descabellado pensar que el consumo de noticiarios afecte nuestra manera de observar el mundo, tiñéndolo de un color distinto en función del canal, al mostrarnos una visión sesgada a su merced, que puede derivar en una observación más enfocada a los acontecimientos que dichos medios desean.

Creemos que nos enseñan la realidad. Si la realidad es la misma, ¿porque que no es lo mismo ver una cadena que otra?, por la misma razón que no es lo mismo escuchar a una persona u a otra. Es de esperar ver diferentes versiones. Al no tener en nuestra educación, un desarrollo profundo del pensamiento, no nos han enseñado a discernir entre hechos y opiniones, a buscar intenciones. Un ejemplo rápido: El tiempo dedicado a cada noticia aparentemente imparcial, por ejemplo, ya es una opinión.

Si aceptamos que somos según lo que vivimos en el día a día, y estamos permanentemente observando el mundo a través de los ojos de dichos medios, dirigidos por grandes empresas, debemos tener mucho cuidado de la “verdades”, que ellos exponen, el tiempo que le dan a cada información, y las imágenes que las acompañan.

Es nuestra responsabilidad la elección del medio o medios a través de los que obtenemos información, ya que ello determinará en buena medida nuestro estado de ánimo, nuestra visión del mundo y por tanto nuestra acción. Trasladándolo a lo concreto, elige uno que te acerque a lo que deseas, y deja de seguir al que da informaciones que te alejan de tu objetivo, sea éste el que sea. Lo mismo que eliges la fruta o pescado que comes cada día y ello determina tu salud física, vigila lo que escuchas para controlar tu salud emocional, ten en cuenta que también de lo que se escucha se cría.

 

Alberto Díaz

 

@DaysOfJohn

http://www.daysofjohn.com/

https://www.facebook.com/DaysOfJohn/

Anuncios

Deja tu opinión o pensamiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s